Saltear al contenido principal
contacto@escuelamujercompleta.com
Cansancio Espiritual Del Alma De La Mujer (Segunda Parte)

Cansancio espiritual del alma de la mujer (Segunda Parte)

Por Natalia Ospina Saldarriaga

(Segunda Parte)

En mi entrada de blog del 22 de Mayo, Cansancio espiritual del alama de la mujer , te compartí la primera parte de este artículo y te conté que es, de donde viene, como se gesta y como se identifica el cansancio espiritual del alma femenina; Pues bien, hoy quiero contarte como transitar y trascender esta fase del alma de la mujer, partiendo por hacer consciencia y escuchar ese mensaje profundo que  hay en el llamado que ella te está haciendo.

Como todo en este universo, se trata de un proceso profundo, privado y que implica caminar “hacia adentro”; pues de  hecho, llegas a ese punto de “cansancio”, por el hecho de haber estado caminando, buscando, entregando, sirviendo y cumpliendo “hacia afuera” por demasiado tiempo y en una suerte de “despersonalización” de ti misma, como si hubieras estado viviendo en una puesta de escenario para otros, pero sin vivir para ti.

Cuando llega ese momento de hacer consciencia, te das cuenta de que hay muchas desconexiones internas: sientes que no perteneces a algún contexto de tu vida (matrimonio, trabajo, familia, amigos, relación…), que tú y tu cuerpo no son parte del mismo ser,  que tu poder creativo no es tal o que está estancado, que tu niña interior no está o no existe, que no tienes consciencia alguna sobre tus ciclos y tus propios ritmos y en definitiva que tu corazón, tu cuerpo y tu mente van por caminos diferentes.

La pregunta natural es entonces, ¿Qué hacer con esto?  ¿Cómo transitarlo y sobretodo cómo trascenderlo?

Pues bien, para responder estas preguntas e iniciar ese camino interior es necesario:

  1. Escuchar, reclamar y seguir tu intuición: La intuición es aquella voz interior que te invita muy instintivamente a la acción, a las posibilidades, a la aventura, al riesgo, a intentar eso que no has intentado, que te invita a desafiarte a ti misma y en especial a desafiar tus creencias y que fundamentalmente te invita a reconocer tu esencia verdadera y a retomar tu poder interior.

Entonces, escucharla y seguirla implica que la reconozcas, pasando tiempo contigo misma, sintiéndote, revisando lo que te gusta y lo que no, lo que verdaderamente quieres y lo que no; acalla tu mente un poco y escribe todas esas ideas que llegan desde tu corazón, aunque en principio no tengan sentido, llegará el momento en que todo va a encajar en su debido lugar.

  1. Reclamar tus sentimientos: Sentirte a ti misma y ser coherente con eso que sientes es honrarte a ti misma; darte el permiso de habitar tus sentimientos en dignidad y respeto por ti misma, fluyendo con lo que es, aceptándolos y comprendiendo que han venido a mostrarte algo importante sobre ti, sobre los aprendizajes que estás haciendo y sobre tu camino a la evolución.
  1. Identificar, reconocer y retomar lo que amas y te apasiona: Si de hecho le das espacio a tu intuición, muy seguramente ella te va a decir (si es que no te ha dicho ya) cuáles son tus pasiones, las cosas que hacen vibrar tu corazón y las que te hacen sentir viva, entonces ve y hazlas, y si tienes miedo, pues hazlas aun con el miedo, el tiempo perfecto no va a hacerse solo, deberás hacer el esfuerzo y crear espacio en tu agenda y respetarlo para ti misma.
  1. Reconectar con tu cuerpo y nutrirlo: El cuerpo es el vehículo de tu alma y en él se refleja todo lo que ella tiene para decirte, por lo tanto reconocerlo, honrarlo y nutrirlo es una forma de escuchar, conectar y cuidar de tu alma también; entonces acudir a prácticas que te permitan hacerte consciente del cuerpo y darle un espacio sagrado, reconociendo tus biorritmos, tus ciclos y la manifestación de tus emociones en él, no solo en el contexto de la salud y la enfermedad sino, también del movimiento, la postura y los gestos, te permitirá reconectarte con él desde un lugar de consciencia, amor y respeto.
  1. Habitar tus 3 mujeres, sentirlas y mantener su equilibrio: Escuchar y reconocer a tu mujer niña, a tu mujer adulta y a tu mujer sabia, darles desde la consciencia un lugar adecuado (para ti) a cada una, habitándolas desde la aceptación, el amor, la comprensión y el autocuidado, para “usarlas” como tus mayores aliadas en cada paso dentro de este proceso de tránsito y trascendencia de tu cansancio espiritual, pues a todas las vas a necesitar.
  1. Detonar tu potencial creativo: La energía femenina es la portadora natural del poder creativo, por lo tanto, esto no es algo que debas esforzarte en buscar o en desarrollar; el potencial creativo no tiene que ver exclusivamente con las artes sino, con la posibilidad misma de gestar y parir tus propios proyectos, cualquiera que estos sean; por lo tanto, es fundamental para que esto ocurra, que vayas fluyendo por y con cada uno de los procesos que ya he ido mencionando para que puedas escuchar el mensaje de tu alma y conectarte con él desde su propia fuente, porque es este, el que te va a decir cuáles son esos proyectos que te permitirán traer al mundo y compartir con él, las creaciones sagradas que te han elegido como su canal manifestador.

Estos pasos o claves, van a ayudarte a “traerte de vuelta”, pero hay premisas básicas que debes recordar para mantenerte en el camino, ya que siempre, el ego acostumbrado y el viejo yo, querrán persuadirte de que lo que vives es una suerte de “crisis temporal” y que en ella, no está la respuesta, por lo tanto mantente clara en que

  • Sí hay una vida diferente que te está esperando
  • Tu esencia es más amplia, expansiva y poderosa de lo que tú misma crees
  • La primera lealtad que debes guardar, es la que te debes a ti misma
  • Tu alma siempre tiene la razón (ella eligió tu camino)
  • Tu poder personal es el poder del universo mismo dentro de ti
  • Tu esencia verdadera puede derrotar cualquier miedo, creencia errónea ó memoria dolorosa

Así pues, bienvenida de regreso a tu centro, a tu ser, a tu alma y a tu verdadero camino; bienvenida a la vida que tu alma anhela y al propósito superior para el que fuiste creada.

Con amor,

Natalia

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba